Los reyes, con las víctimas y sus familiares