La familia de Rocío, la joven que falleció aplastada por un ascensor de un hospital, sigue batallando