Hasta 500 euros de multa por comer en las calles de Roma