En la casa de la familia muerta aplastada por toneladas de ropa no cabían ni las camillas