Rosario Porto, Alfonso Basterra y sus contradicciones