Rosario Porto no tenía fuerzas para tratar con Asunta