Rosario Porto lloró de impotencia durante la reconstrucción