Pierde más de 100 kilos al no poder entrar en un asiento de avión