Los animales emigran a zonas más frías escapando del calentamiento global