La familia materna de Ruth y José pierde la esperanza