La SIP critica los calificativos del Gobierno colombiano contra un periodista