Sacar dinero de los troncos quemados, un jugoso negocio