Sáez Aguado insiste en que las medicinas sin financiar "tienen alternativas" y son "de baja utilidad terapéutica"