Sólo tres de cada diez mujeres reconocen llevar una vida sana