El pantano de San Juan se convierte en un vertedero por la actividad turística