San Sebastián, azotada otra vez por la dureza del mar