Pamplona no logra evitar las agresiones sexuales o los tocamientos en el chupinazo