Sanidad apuesta por los genéricos