La Comunidad de Madrid quiere “matar” a la sanidad pública