La Santa Sede eliminará el secreto bancario para facilitar el intercambio de información financiera con Italia