Tras la tormenta toca poner en órden el caos