El edificio Cersia se llena de familiares angustiados a la espera de noticias