El maquinista de la tragedia de Santiago de Compostela, conmocionado