Sarkozy asegura que Francia nunca aceptará "el dictado de los terroristas"