Sarkozy "juega con fuego" con la inmigración, según un dirigente socialista