Satélites de la NASA revelan la persistente reducción del hielo Ártico