La selectividad, ese examen final