La Semana Santa de Zamora llega a su punto álgido con el canto del Miserere