La Semana Santa filipina arranca con el calvario de golpes a los penitentes