En Semana Santa, antes muerta que sin silla