La Madrugá sevillana transcurre entre saetas y lágrimas de emoción