La curiosidad, el papeleo o las averías, en el origen de muchos atascos