La Semana Santa acompaña a los hosteleros