Morate huyó en su coche atravesando toda Europa hasta Rumanía