Un brote de serpientes que podrían matar a perros y gatos invade Londres