El hombre más gordo del mundo, todo piel tras perder 254 kilos