Los vecinos de Seseña, encerrados en sus casas por la nube de humo