El indigente que falleció en un albergue de Sevilla murió por una bronconeumonía