El Rey recibe a la principal organización filantrópica judía, con Adelson como miembro