La mano del hombre estaría detrás de 9 de cada 10 incendios forestales