Sigue la lucha en sanidad mientras avanza el proceso de privatización