Esclerosis múltiple, la enfermedad de las mil caras