Asturianos y gallegos, los más gordos