Solucionan un problema que llevaba tres décadas sin resolver