Sombreros, abanicos y ventiladores: así viven los negocios la ola de calor