Sor María tenía la última palabra sobre los niños que se destinaban a la adopción