El Supremo de EEUU desestima una demanda contra cinco compañías eléctricas