El Supremo confirma la absolución del etarra acusado de ordenar la muerte de Lidón