El Supremo considera que los locales pueden usarse como viviendas si no lo prohíben los estatutos