El Supremo rebaja la pena a un hombre que casi mata a su mujer a martillazos